El tamaño del miembro de un hombre nigeriano fue lo que llevó a una mujer recién casada a pedir el divorcio, tras describir las relaciones sexuales con su esposo como "una pesadilla".