La objetividad, profesionalismo y experiencia de un periodista se puso a prueba, cuando lo que ocurría en la Franja de Gazalo llevó a interrumpir su reporte al ganarle el llanto.